jueves, 4 de agosto de 2016

"De Capileira al refugio de Poqueira. Ríos, acequias y barrancos" por Alberto Escalona Caballero

                      


Llegamos a Capileira con la intención de ascender al Mulhacén, en Sierra Nevada, techo de la Península Ibérica con sus 3.479 metros. Considerando que Capileira se encuentra a una altitud de 1.436 mettos, es fácil calcular que una subida de más de 2.000 metros nos espera. Al final serán casi 2.200 metros de desnivel positivo acumulado entre las dos etapas en las que decidimos dividir la ascención con el ánimo de no forzar nuestras piernas más de lo aconsejable y llegar al refugio a una hora que nos permitiera instalarnos y cenar de forma relajada.
      Dado que se puede acceder hasta la Central Eléctrica por una pista, que está aceptable para turismos, muchos montañeros optan por dejar los coches alli, y evitar los cuatro kilómetros de trayecto y un buen tramo de subida. Nosotros decidimos, por mayor seguridad y dejar abierta la vuelta a Capileira por cualquiera de los posibles caminos, dejar el coche en el aparcamiento del pueblo.
            Salimos del pueblo por la calle del Castillo y en la fuente del Carril tomamos unos tragos de agua fresca y comenzamos la ruta. En el siguiente cruce tomamos el desvío a la derecha y entramos en el sendero de pequeño recorrido PR-A 69, “ Ruta La Cebadilla “ , que llega hasta la Central y luego hace el regreso por el lado opuesto del barranco de Poqueira hasta Capileira. Después de un buen tramo de ascenso por el sendero (+150 de metros), tuvimos unas excelentes vistas del pueblo. Sorprenden los “ terraos“ de las casas, con este nombre se conocen los techos planos de las viviendas, recubiertos de una tierra arcillosa de color gris conocida localmente como “launa”, luego el camino se ensancha y la pendiente se suaviza mucho durante más de un kilómetro, coincidiendo en este tramo con la acequia de Los Lugares.
          Poco después de pasar por el depósito de agua, antes de llegar al barranco de La Cabañuela, llegamos a la pista transitable que va a la Central con un marcado descenso, pasamos un puente y llegamos a las Casas de La Cebadilla, este poblado se construyó en los años 50 del siglo pasado y en la actualidad está abandonado y en él vivían los trabajadores de la Central Hidroeléctrica de Poqueira y sus familias, llegando a tener hasta 200 habitantes. Poco metros más adelante, después de cruzar un puente sobre el rio Poqueira, llegamos a la Central, nos encontramos a 1.540 metros de altitud, el lugar un poco por debajo de la confluencia de los rios Toril y Nante (nombrado ya curso abajo como Poqueira). Es angosto, umbrio y bastante espectacular. La Central se situa entre el margen izquierdo del rio y una escarpada ladera, vemos a la derecha los edificios, a la izquierda el canal de conducción de aguas y en su parte superior fuera de la vista se encuentra la tercera parte que completa el conjunto, la cámara de carga de agua.
          Esta Central se encuentra en buen estado de conservación y en funcionamiento en la actualidad, fue construida en el año 1957, según se informa en una placa colocada sobre su puerta principal. Dejamos atrás la Central atravesando un puente y a la derecha tomamos el sendero que nos llevará al refugio, pero nos quedan por delante seis kilómetros y medio y casi mil metros de desnivel.
     Se comienza con una fuerte pendiente por el sendero empedrado. Cuando el terreno se allana después de media hora de subida, pasamos cerca de los cortijos de Masagrande, Nante y Naute, y luego bajamos al rio muy cerca del cortijo de La Isla. A partir de aquí se cambia de margen tres veces por pequeños puentes, seguimos ganando altura y cruzamos el rio Veleta que afluye por la izquierda al Nante. Más arriba, en unos 15 minutos llegamos a la Hoya del Capitán, donde se unen el rio Mulhacén (al que se le ha unido un poco antes el rio Seco) y los barrancos de Peñón Grande, Peñón Negro y el Posteruelo. Ahora toca reponer fuerzas y liquido, porque en un tramo de dos kilometros tenemos que salvar 650 metros de desnivel positivo. Puestos de nuevo en marcha cruzamos el rio Mulhacén que se queda a la izquierda mientras vamos ganando altura, llegamos a la Acequia Baja, que cruzamos por otro pequeño puente, más arriba nos espera el cortijo de Las Tomas, también conocido como Corrales de Pitres con un peculiar espantapájaros que visto desde la distancia parece humano.      A un poco mayor distancia que la anterior, por encima del cortijo, cruzamos la Acequia Alta, por un puente marcado con una baliza. Este tramo desde la Acequia Baja hasta la Acequia Alta pertenece al sendero homologado PR-A 23 , “ Ruta Acequias del Poqueira”, pero lo tenemos que abandonar como de forma clara indica el poste indicador que hay en la puerta. Hay que seguir hacia el refugio por el sendero marcado con balizas de color naranja, un tramo paralelo al barranco de Peñón Negro por la Majada de Los Dalieños y luego a la izquierda para cruzar el barranco de Peñón Grande, hasta llegar a la hoya de Peñón Negro, desde donde ya divisamos el refugio, al que llegaremos por un falso llano en unos quince minutos. No está mal para la primera etapa... , seguramente en verano es la opción más dura, pero merece el esfuerzo por lo espectacular del recorrido entre rios, acequias, barrancos, poblados y cortijos de tiempos pasados.
       Mañana toca madrugar, el Mulhacén nos espera. 












  


























No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada