miércoles, 29 de octubre de 2014

Tesoros del Museo Arqueológico Nacional tras su remodelación


El pasado mes de abril abrió de nuevo sus puertas, tras más de seis años de reformas, el Museo Arqueológico Nacional, una institución creada en 1867 por la reina Isabel II, inaugurada por Amadeo I cuatro años después y que ocupa desde 1893 su actual ubicación junto a la Biblioteca Nacional. Sus responsables anunciaron tras la reapertura que su objetivo había sido convertir una institución del siglo XIX en otra del XXI.

El nuevo espacio museístico se han apoyado en diversos instrumentos y materiales para explicar con mayor claridad nuestro pasado no ocultando sus fines didácticos para hacerlo más comprensible a todos. Así, nada más entrar nos encontramos con una introducción audiovisual y otros materiales destinados a servir de síntesis y presentación de las diversos salas. También encontramos más gráficos, mapas y objetos que deben ayudarnos a entender el pasado. Los textos que van acompañando todo el recorrido son más didácticos y concisos para contextualizar los contenidos y los dos grandes patios interiores han adquirido un gran protagonismo al mismo tiempo que aportan más luz a todo el conjunto expositivo.

Con todos estos ingredientes, el nuevo Arqueológico en sus 40 salas nos invita a hacer un recorrido por la historia de España y supone un agradable paseo por el mosaico cultural ibérico desde sus albores hasta tocar la Edad Contemporánea.  Manteniendo en todo momento el orden cronológico en sus propuestas expositivas, la planta baja está dedicada a la Prehistoria, dividida en dos espacios dedicados al mundo del neolítico y sociedad de la Prehistoria reciente. Desde los eslabones perdidos, en los orígenes de la humanidad, hasta la reconstrucción de esqueletos de un homínido. En tanto que en el nivel superior se ha ubicado la Protohistoria, Roma y la época medieval. La estrella de la colección sigue siendo la Dama de Elche, pero no faltan otras obras maestras, como la sala dedicada a mosaicos, y también se puede pasar debajo de una maqueta de la mezquita de Córdoba. Interesante es el contraste entre el mundo medieval cristiano y el musulmán. La Edad Moderna ocupa otra planta para detenerse en la unificación de la actual España con la formación de la monarquía hispánica bajo las dinastías de Austrias y Borbones. La colección se completa con espacios monográficos dedicados a la antigua Grecia y Egipto y a la importancia de la moneda en los intercambios comerciales, así como a la propia historia del museo. Nuestra visita coincidió además con la exposición temporal dedicada a la fragata Mercedes y las circunstancias de la recuperación de su legado por el patrimonio nacional.  


En síntesis, tras la reforma arquitectónica y museográfica, esta institución parece recobrar un nuevo impulso, así como adquirir el protagonismo que sin duda le corresponde a nivel científico y divulgativo. Una institución que debe convertirse en un museo de la historia de España, donde habite nuestro pasado.  



















































































No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada